Categoría: ¿Qué es?

Evita que la luz te dañe

11 Sep 14
Optica Picanya
, ,
No Comments

Los ojos están hechos para ver con luz, pero no para mirar la luz.

Aproximadamente nuestros ojos reciben unas 5.000 horas de luz al año; de estas, entre un 20% y un 80% es luz artificial. Cada uno de nosotros tiene un estilo de vida, unos hábitos, unas aficiones y unos hobbies diferentes, por eso existen niveles de protección CSR diferentes.

El 80% de la información sensorial llega a nosotros a través de los ojos. Es un hecho inevitable que ocurran cambios en la visión por el paso del tiempo, en particular, en la percepción del contraste, del color, de la profundidad y en la resolución espacial.

Además, con los años, el sistema visual de las personas se vuelve más vulnerable a los procesos degenerativos produciéndose cataratas, glaucoma y degeneración macular (DMAE).

Los daños a nivel interno del globo ocular causados por la fototoxicidad de la luz tienen carácter acumulativo, el daño se produce durante toda la vida, de la misma forma que los daños/lesiones causados por las radiaciones UVA/UVB sobre la piel.

Las lentes con Certificado de Seguridad Retiniana son las únicas lentes del mundo que bloquean la luz dañina absorbiéndola para que no dañe nuestros ojos ni nuestro ambiente.

¿CUÁNDO CONVIENE USAR LAS LENTES CSR?

Debemos cuidar nuestros ojos siempre y en todo lugar

Las lentes CSR presentan diferentes grados de absorción de la luz dañina, por lo que se adaptan a tus necesidades.
Pueden utilizarlas niños y adultos, en ambientes interiores y exteriores y de forma preventiva o terapéutica.

¿POR QUÉ NECESITAMOS PROTEGERNOS CON LENTES CSR?

Porque nuestros dos ojos son para toda la vida, debemos protegerlos de las agresiones de la luz.
Son tan delicados como la piel pero su interior no se regenera.

¿Has pensado alguna vez que cuánto tiempo pasas frente al ordenador, utilizando tablets y smartphone o viendo televisión, sin proteger tus ojos? 

La mayoría de pantallas LED de tablets, smartphones, ordenadores y TV emiten una mayor proporción de luz dañina y sus efectos en nuestros ojos son acumulativos.
No podemos evitar utilizar la tecnología, pero tenemos que protegernos de sus efectos nocivos.